Sully: hazaña en el Hudson, o las peripecias de un viejo director

Podemos recordar a Clint Eastwood de duro vaquero a mediados de los sesenta en los spaghetti western de Sergio Leone.


Agosto 2019

Podemos recordarlo en los setenta haciendo de Harry el Sucio, aquel policía implacable y violento que incluso tuvo un resurgimiento a finales de los ochenta. Podemos recordarlo como director de filmes también de vaqueros que alcanzan, bajo su tutela, la categoría de cine de autor en Pale Rider (1985) o la magnífica The Unforgiven (1992), que le mereció lo más altos honores de la Academia que el otorgó el Oscar a Mejor Director y a Mejor Película.

Ya con ochenta y nueve años, Clint Eastwood se ha convertido en uno de los directores más importantes de Hollywood. Todas sus películas son referentes de buen cine, esperadas con ansia y siempre recibidas con beneplácito. En los últimos tiempos se ha venido centrando en un par de temas que parecen preocuparle con particularidad: la degradación de la nación americana y la vejez, que también podría interpretarse como una mirada hacia las comprensiones de la heroicidad en América y su interrelación (no en todas sus cintas, pero sí) con los temas de la vejez como forma de sabiduría enfrentada al mundo contemporáneo.

Este mes, en Cinemax, podremos disfrutar de Sully: hazaña en el Hudson (2016), cinta en la que Eastwood se coloca detrás de las cámaras y pone en el rol protagónico nada más y nada menos que al muy natural Tom Hanks como Chelsey “Sully” Sullenberg, un piloto de aviación comercial que salvó la vida de ciento cincuenta y cinco pasajeros al realizar un aterrizaje forzoso en el río Hudson.

Sully: hazaña en el Hudson explora el tema de la experiencia o la sabiduría de los años y su careo con el mundo de hoy: la voracidad mediática, la tecnología como pretendido único dictamen de lo que está bien y de lo que está mal. El experimentado director regresa así, una vez más, a los temas que le ocupan recientemente y que hemos visto con fuerza en The Mule (2018) o Gran Torino (2008).

En el caso de Sully: hazaña en el Hudson estamos ante una cinta basada en hechos reales, que toma como guía para el guion el libro El Deber más Alto: mi búsqueda por lo que realmente importa, escrito por el mismo Chesley Sullenberger y Jefrey Zaslow.

El 15 de enero de 2009, el Airbus A320 de US Airways que tripulaba Sullenberg chocó con una parvada de gansos canadienses, trayendo como consecuencia el daño de los motores de la nave. En vista de que, según el criterio del piloto, resultaba imposible llegar al aeropuerto más cercano, éste tomó la medida extrema de aterrizar en el río Hudson. La evacuación del Airbus se realizó sin una sola baja y así, de inmediato, Sullenberg se convirtió en un héroe nacional.

No obstante, el piloto comenzó a sufrir de estrés postraumático y se enfrentó además a una auditoría que pretendió hacer ver que su decisión no fue la más adecuada y que pudo seguir hasta el aeropuerto y aterrizar exitosamente.

Acá es donde entra el conflicto entre la pretensión de los hombres de confiar más en la máquina —las simulaciones de vuelo— que en la sabiduría de un piloto con más de cuarenta años de experiencia en el aire. Todo este conflicto llevó al piloto, otrora héroe y ahora acusado, a un juicio nacional y por supuesto a ser expuesto vorazmente por la prensa.

Como se ve, ahí están de nuevo los temas de Eastwood. ¿Qué es un héroe? ¿Cómo tratamos a nuestros héroes y a nuestros mayores? ¿Cómo afrontamos la tecnología frente a la experiencia humana? ¿Es justo lo que hacen los medios con la gente? ¿Es justo juzgar por adelantado?

Sully: hazaña en el Hudson es un drama de corte legal que se abre a estas preguntas y nos muestra, sobre todo, a un hombre que se esfuerza por mantenerse de pie con dignidad, luchando por lo que realmente le importa, por justificar toda una vida de labor intachable reflejada en sus años de experiencia.

Sully: hazaña en el Hudson, otra de las peripecias detrás de cámara del gran Clint Eastwood, unos de los más destacados directores de Hollywood de nuestros días, este mes, en Cinemax.